Implantes dentales

La principal característica de los implantes dentales inmediatos es que se colocan durante la misma intervención en la que se extrae la pieza dental dañada. Su utilización consigue disminuir la duración del tratamiento tradicional ya que deja de ser necesario esperar los 6-9 meses para la cicatrización y regeneración del hueso. Esta es una de las ventajas más importantes de cara al paciente.

Hay que tener en cuenta que se evita una segunda cirugía para la colocación del implante,  lo que consigue que el paciente se enfrente al tratamiento con mucho menos estrés. En algunos casos incluso es posible que en la misma intervención puedan colocarse una coronas fijas provisionales, lo que se llama carga inmediata.

Gracias a la aparición de los sistemas de diagnóstico a través de software especializado, las herramientas de colocación de implantes han ganado enormemente en exactitud. Mediante la técnica del TAC combinada con el software, es posible colocar el implante previamente en un modelo 3D virtual de la dentadura del paciente, minimizando de esta manera cualquier tipo de contratiempo a la hora de coloca el implante "real".

Estas nuevas técnicas mínimamente invasivas permiten reducir al máximo las complicaciones post-operatorias de los tratamientos tradicionales. Para se exactos estamos hablando de microcirugía  sin dolor,  mediante pequeñas incisiones y tecnología endoscópica, reduciendo así el tiempo de intervervención y de recuperación, características que se ven reflejadas en el precio final del tratamiento, más económico que los tradicionales.

 

No hay comentarios.

Agregar comentario